Pagar con un billete de 500: conozca sus derechos

En muchos lugares no se admiten pagos con un billete de 500 euros, una práctica contraria a la normativa del Banco de España, que afirma que debe ser admitido en cualquier establecimiento

 Desde el Banco de España explican que el billete de 500 euros es moneda de curso legal y que, por tanto, el pago en cualquier comercio de una deuda no puede ser rechazado cuando se realiza con este tipo de billetes. “En consecuencia, el uso de billetes de euros no está sujeto a ningún tipo de limitación o restricción legal. Por tanto, restringir de antemano la utilización de determinadas denominaciones altas de billetes no parece acorde con el concepto de moneda de curso legal que el euro ostenta”, comentan desde la institución. Pese a estas determinaciones legales, la experiencia demuestra que muchos pequeños comercios no están cumpliendo con esta normativa.

Por ejemplo, en el transporte hay numerosos ejemplos que restringen su uso. En los autobuses públicos, algunos conductores no admiten ni siquiera billetes de 20 euros porque carecen de cambio, y obligan al viajero a bajarse del vehículo. En algunas ocasiones, esta situación está justificada porque en su reglamento de viajeros se expone que “los usuarios que adquieran billete a bordo del autobús deberán abonar el importe exacto. Los empleados de la empresa podrán devolver moneda hasta cinco veces el importe del precio del billete sencillo (un euro)”. Es decir, en principio, estos conductores sólo están obligados a tener cambio para billetes de cinco euros. Este tipo de reglamentos sí son legales, de modo que los usuarios deberán acatarlos y no podrán reclamar, pese a que no sean de su agrado. “El caso del transporte público es una excepción. Cuentan con reglamentos en aras de mejorar la calidad del servicio”, señalan desde el Banco de España. Algo similar ocurre con los taxistas, que también se adaptan a un reglamento en el que anuncian que no estarán obligados a dar vueltas si les entregan billetes superiores a los 20 euros. Sin embargo, no suelen ser tan estrictos los reglamentos de viajeros de Metro. En el caso de Metro de Madrid, por ejemplo, no se expone en ningún momento las condiciones al cobro de los billetes.

Si están vigentes, por tanto, reglamentos específicos el cliente no puede reclamar cuando le rechacen su billete de 500 euros, ya que se presupone que no cogerlo es una práctica éticamente correcta para el negocio en cuestión. La situación difiere en el caso de pequeñas empresas que cuentan con anuncios como este: “no tenemos devolución para admitir billetes de 100, 200 ó 500 euros”, pero que en realidad no disponen de un reglamento o normativa de comercio que les avale. Avisos de este tipo pueden encontrarse por ejemplo en ciertos establecimientos de comida rápida. Son prácticas que no están acordes con la obligación del Banco de España. En situaciones comprometidas, el afectado estaría en todo su derecho de exigir el pago con uno de estos billetes y, en caso de discrepar con el empresario, podría solicitarle una hoja de reclamaciones para exponer su queja.

Actuar de buena fe

Aunque según la normativa del Banco de España es obligatorio para un comercio aceptar cualquier billete de curso legal, desde la institución también recuerdan que hay un artículo en el Código Civil, el apartado número 1 del artículo 7, en el que se dice que los “derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe”. En este sentido parece lógico pensar que puesto que existe un amplio abanico de billetes y monedas deben utilizarse de acuerdo con el servicio a pagar. “No parece muy adecuado pagar una barra de pan con un billete de 500 euros”, señalan en el Banco de España. No obstante, añaden que en ningún caso podría rechazarse de antemano para el pago de una deuda el uso de determinadas denominaciones. Utilizando el argumento de la buena fe parece lógico que determinados establecimientos como quioscos, farmacias, papelerías, panaderías o cualquier tipo de tienda de barrio no admitan billetes elevados ya que, en muchas ocasiones, ni siquiera sus ingresos diarios les permiten generar cantidades como para devolver ante el pago de billetes de 500 euros. Para muchos pequeños comerciantes quedarse sin cambio para afrontar el cobro de nuevas ventas es un inconveniente que les lleva a rechazar el pago con billetes de este tipo.

Conclusiones

 Se deben aceptar todos los billetes de curso legal del momento.

Limitar, incluso advirtiendo con carteles, la utilización de cualquier tipo de billete no es legal.

Solo pueden limitar la utilización de algunos billetes sectores con un reglamento específico y por tanto si es legal su restricción.

Actuar con buena fé tanto el cliente como el empresario.